Un nuevo espacio para los pequeños y pequeñas de preescolar de la Escuela Comunitaria de Baja Canaan

Haití
Después de casi 6 meses de trabajo, la alianza formada por América Solidaria, Proyecto Universal, la compañía haitiana CARICON y el generoso apoyo financiero de la Compañía Minera Doña Inés de COLLAHUASI se disfruta de un nuevo espacio adaptado a las necesidades de los 105 niños y niñas de preescolar de la Escuela Comunitaria de Baja Canaán (Fe y Alegría). Este edificio, inaugurado el viernes 23 de febrero, servirá a los niños y niñas de una comunidad donde la oferta de acceso a infraestructuras escolares es muy baja.

Este viernes, tan pronto como ingresemos al patio de la escuela, sentimos una atmósfera de alegría en el aire. De todo parte, las profesoras de preescolar van y vienen dirigiendo a sus pequeños y pequeñas alumnos/as para tomar su lugar frente a la Dirección de la escuela  transformada en una plataforma para el evento. Los invitados e invitadas ya están allí: representantes de Fe y Alegría, Coeur du Monde, Fútbol Más, América Solidaria y algunos padres y madres.  Es un gran evento tanto para la dirección de la escuela y para los estudiantes, e incluso para nosotros en América Solidaria, porque hoy el sueño de ofrecer un local adaptado a los alumnos/as de la sección preescolar de la escuela se convierte en realidad.

La ceremonia comienza con la oración y el saludo de la bandera; estudiantes de diferentes clases, asistidos por sus profesoras, dirigen esta parte. Luego, el director de Fe y Alegría, el Padre Pierre Rachellin Coicou procede a la bendición de los lugares, no sin subrayar la importancia de ofrecer espacios de aprendizaje adaptados a los niños y niñas, asumiendo así el credo de Fe y Alegría “Un/a niño/a que va a la escuela es un beneficio para todos“. Y para involucrar mejor a los pequeños y pequeñas que van a pasar la mayor parte de su tiempo en estas nuevas instalaciones. Una niña ayudada por hermana Dinah, una madre y una profesora junto con el Director de Fe y Alegría, cortan la cinta bajo del aplauso del público.

En su discurso de gratitud, la hermana Dinah habló sobre la providencia hecha realidad a través de las diferentes instituciones y personalidades que ayudaron a Fe y Alegría a recibir la asistencia financiera y técnica para la construcción del edificio. “América Solidaria, usted es el trabajo de la providencia. ¡Gracias por traernos Collahuassi y Futbol Mas a Fe y Alegría!

La inauguración de la escuela fue clausurada con una actividad cultural donde los niños y niñas actuaron, cantaron, bailaron para expresar su alegría y gratitud. Este nuevo edificio cuenta 3 aulas,  una sala para el profesorado y una instalación sanitaria moderna con agua corriente.

El trabajo de América Solidaria Haití no se detendrá aquí. Nuestros Profesionales Voluntarios continuarán acompañando a los maestros/as y las familias de los estudiantes de la Escuela Comunitaria de Bajo-Canaán a través su trabajo de fortalecimiento de capacidades, para ofrecer lo mejor para lograr una educación de calidad que promueve el desarrollo integral de la infancia.

Johanne Elima Chachoute

Encargada de Comunicación